Bufalos y Mariposas

For English, click here.

Querida Lindsey,

Cuando Dios me dio a mi pequeña mariposa, después de mis búfalos, recuerdo que pensé; ¿en serio?  Crees que puedo educar una hija?

En cada libro que leo, me relaciono más con el lado masculino, soy de Marte (se supone que las mujeres son de Venus).   Soy más como un waffle (se supone que las mujeres son como el espagueti)  ¿Soy un búfalo y Dios me dio una mariposa?

Las mariposas son hermosas.  Van llevando su polen a las flores, desparramando belleza.  Claro, para mi desdén, son débiles y dejan de volar por cualquier ofensa.

Christine, ahora de 8 años, es exactamente eso, una mariposa.  La semana pasada me Imagedijo, “Mama, deberías intentar usar un lápiz labial más brillante, resaltaría el color de tus ojos.”  Ella raramente se viste en otra cosa que no sea vestidos, porque para ella todo es el “lucir bien”, algo que yo aún no capto – como ya me lo ha hecho saber.

Una vez cuando solo tenía 3 años fuimos a un salón de belleza a arreglarnos las uñas (su sueño).  Me pidió si le podía cantar a la dama sentada al lado nuestro, en el proceso fue, persona por persona, polinizando toda la sala de espera.  Las sonrisas se multiplicaron.  Pero con solo un poco de polvo en sus delicadas alas y terminan en el piso.

Mi anécdota favorita es la noche en la cual me despertó lloriqueando desde la parte superior de las escaleras diciendo “Mami, tengo música en mi na-ah-ah-ah-ahriz (nariz) tenía un resfriado.

Búfalos en comparación son de piel gruesa, difícil de perforar.  Pueden cargar peso como ningún otro.  Desafortunadamente como un toro en un atienda de porcelanas, pueden causar desastres con cada paso.  Sin darse cuenta van destruyendo todo por su camino.

bufalo chipotle hot sauce

Cuando pequeña, fui una chica poco femenina, yo hacía frente a los perros furiosos dándoles a comer saltamontes, para mantener a mis hermanos a salvo.  En serio.  El búfalo en mi usaba una divisa imaginaria que decía “No me puedes lastimar”.  Cuando tenía dolor sentía que era debilidad y que no debía mostrarla.  Me protegía con el humor, con cual hería a todos a mí alrededor,  quebrantando a los débiles, uno por uno sin ni siquiera darme cuenta.

Me estremezco al pensar en las veces que mi hija ha esperado mi regreso, junto a la puerta.  En sus pequeñas manos, su creación del día, deseando hacer una gran presentación.  Pero sin darme cuenta de su presencia paso de largo y mis primeras palabras son “Quien hizo este lio”

Mientras admiro a mis amigas que son “mariposas” “polinizando con sonrisas y rodeadas de amigas deseo eso mismo para mí.  En vez de ver el ser mariposa como debilidad, me doy cuenta que debo reconocer sus fortalezas e imitarlas.

Tratando con problemas intrapersonales, empecé a ver algunas de mis debilidades de búfalo.  Tal vez en vez de culpar a otros de ser muy sensibles necesito crecer mi sensibilidad.  Me doy cuenta que al decir “No puedes lastimarme” en realidad estaba diciendo “No me puedes conocer”.

Orando para que el Señor me mostrara mis “áreas oscuras” pude ver que estaba lastimando a los demás, y finalmente lastimándome a mí misma.  Lo sentí, No se pule sin fricción y gracias a esa fricción el búfalo en mi comenzó un tipo de metamorfosis.

Ahora he llegado a la conclusión de que para tener y mantener amigos, las cualidades de mariposa; volar alto y apolinar deben ser respetadas y emuladas.

Pero para lograr algo con excelencia, las fuerzas del búfalo y piel gruesa son requeridas.  Respetando las fortalezas de los dos soy capaz de lograr a ser como Dios me creo… una “bufaposa”.

buffafly 1_2

Que Dios te bendiga,

Terri Brady

Gracias por traducir, Gabriel y Norma. Que Dios Te Bendiga siempre.