Mi Galán en la Lluvia

For English, click here

“¿Porque tenemos que celebrar la graduación de preparatoria? No es gran cosa. ¿no es lo que se espera?” Me preguntó mi hijo de 17 años mientras ordenábamos invitaciones para su graduación.

Me recuerda de mi 25 aniversario de bodas (hoy, 08 Mayo). No es gran cosa. Es lo que se espera, ¿o no? Casi lo dejo pasar, pero me di cuenta que tengo tanto por lo que estar agradecida. ¿Porque no celebrar? ¿En grande?

Con matrimonios fracasados creciendo, a menudo sin culpa de un solo lado. No quiero entristecer a nadie más de lo que ya pueden estar. Con las muertes prematuras de varios amigos cercanos en la década pasada, pienso en esos viudos/viudas y no es mi intención abrir la herida con decir que Chris y yo hemos tenido 25 años juntos.

Pero, cuando el Señor me ha bendecido con alguien tan increíble como Chris, no quiero perder un minuto sin alabarle por Su regalo que llamo matrimonio. Quiero que mis hijos vean el resultado “esperado” de dos décadas y media juntos y que lo vean como algo que anhelan para ellos.

Mientras partíamos a una excursión de 3 días (después haber cumplido con las responsabilidades en el campo de futbol, la iglesia y el teatro), la lluvia se nos unió en el viaje. Y luego salió el sol. Escuchamos los truenos a la distancia, desmoronando nuestros planes con el descapotable.

Busque arcoíris por todas las direcciones – pensando que, en este clima, tendría que aparecer por algún lado. Y claro, empezó a aparecer. Mis gafas agudizaron los colores antes que Chris lograra verlo aparecer – o antes de que mi cámara lo pudiese capturar. Continuamos manejando por el I-40 hacia el 64 saliendo de la ciudad, y el arcoíris se aclaró al punto que Chris podía distinguirlo desde su asiento.

Como si hubiese sabido que yo quería tomar una foto, Dios proveo la perfecta vista fotográfica deseada en frente de nosotros – como si fuésemos a manejar directo a la gran olla de oro al final del arcoíris (el cual se había multiplicado en dos).

img_1438Claro que la metafórica de nuestro viaje de aniversario era evidente – aun a solo 45 minutos de haber empezado a manejar. La belleza de un arcoíris no existe si no hay sol y lluvia. La belleza del matrimonio existe de la misma manera. Aun nuestros votos del día de bodas dicen “En la riqueza, en la pobreza, en tiempos buenos y malos, en salud y en enfermedad…hasta que la muerte nos separe.” Talvez los puedo redactar en otras palabras, “En la lluvia y los días de sol, en los truenos a distancia y la calma después de la tormenta, en el tornado y en consuelo de la puesta del sol, espero que reflejemos la luz de muchos colores.” Tormentas vienen y van sin la presencia de un arcoíris; muchos arcoíris son difíciles de encontrar, mientras otros saltan en medio del camino, pero la rareza de estos los hace aún más valiosos.

Reflexiono en estos veinticinco años y veo años de pobreza, y años de riqueza. Tiempos malos y tiempos buenos. Años de enfermedad y de salud. Y doy gracias a Dios de que me unió a Chris Brady para cada uno de estos. Los colores son más brillantes cuando estamos juntos, aun cuando algunas veces no podíamos ver el arco.

Espero con ansiedad los siguiente 25 años y más reflejando Su luz en magníficos colores, JUNTOS.

Es lo esperado, pero nunca tomado por hecho, porque cada día que se nos da, no es poca cosa.

Feliz aniversario al amor de mi vida, Chris Brady.

Con cariño,

Terri

bear-hug-b-w

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s